Me presento, soy rondero

Sin duda, fueron una de las grandes sensaciones de la segunda vuelta. Los ronderos salieron de la penumbra y ocuparon el foco de la opinión pública para apoyar a su candidato predilecto: Pedro Castillo. Sin embargo, los medios masivos también hicieron su trabajo y se encargaron de presentarlos como algo que dicen no ser realmente. ¿De verdad conocemos a los ronderos? En Perulogía los buscamos para que nos cuenten quienes son. Resulta que, más allá de un sombrero, no son tan diferentes al resto de peruanos.

Guía de escucha:

[AUDIO MAGALY MEDINA]: «Sin embargo, eso de desfilar machete en mano…¡Los machetes son un arma letal!»

[AUDIO BETO ORTIZ]: «Si ha ganado el rondero, si ha ganado el comunero, ¿no es cierto? Au. ¡Hay que adaptarse! Hay que adaptarse y hay que, pues, darle la bienvenida a este nuevo Perú, a este Perú profundo. ¡No me mires con esa cara que te destruyo!»

Alessandro (A): Estoy seguro que has visto ese video… (pausa) Sí, ese, la del supuesto rondero que recorría las calles de Lima con un machete en mano afilándolo contra el suelo. También es probable que creíste que así eran todos (… pausa) porque claaaro… traía el típico sombrero de rondero pues…

A: ¿Sabes por qué estoy seguro de que lo creíste? Porque la televisión se encargó de difundirla a más no poder. La amenaza latente de su llegada a Lima para patrullar las calles parecía una realidad. Pero eso no pasó hasta ahora. ¿Me creerías si te digo que no todos andan así? ¿O que tal vez ese señor ni siquiera es rondero?

A: Pero no, no te habla la voz de la razón. Eso lo dicen ronderos de alto rango, legitimados en sus tierras. En unos segundos escucharás la voz de dos de ellos: por un lado tenemos al presidente de su organización más notoria y por otro, a uno de sus principales dirigentes. Acompáñame a conocerlos.

Presentación: Hola, bienvenido a Eco, un podcast de Perulogía, espacio periodístico que busca armar nuestro país pieza a pieza.

Marino Flores (M): “Que la gente también entienda a través de tu medio de que nosotros en absoluto vamos a formar milicias, vamos a traer ronderos a la ciudad de Lima para supuestamente poner el orden, no”.

A: Él es Marino Flores Gonzales, rondero de Cutervo, Cajamarca.

M: “Estamos en la ronda desde los 14 años. Actualmente estoy como asesor de la Central Única Nacional de Rondas Campesinas del Perú (CUNARC)”.

A: La organización ronderil de Marino es gigante. Aseguran tener más de 2 millones de miembros a nivel nacional. Y, aunque son bastantes, rechazan ser los que vinieron a Lima con machetes durante la segunda vuelta. De hecho, los tienen identificados.

Santos Saavedra (S): “El señor Vallejos Tinoco es un sujeto que no es un operador desde ahorita. Un señor que así, fanfarrón habla cualquier cosa, como nadie lo fiscaliza, nadie rinde cuentas, habla cualquier cosa y queda ahí. Y muchos lo han creido, mucha prensa ha caído en sus mentiras y que ha llevado a un riesgo a las rondas”.

A: Quien habla es Santos Saavedra Vásquez, presidente de la Cunarc y rondero con más de 25 años de recorrido. Y se refiere a Victor Vallejos Tinoco, cabeza de la Conarc, con “o”. Una agrupación rondera que también vino a Lima durante la segunda vuelta.

M: “Y aparecieron unos “ronderitos” con un chalequito negro y que se llaman Conarc. Estos señores, como no conocen de ronda, ¿qué han hecho? Se han enfrentado a la gente y han violentado a alguna gente.

A: ¡Ajá!(pausa) justo la imagen que los medios se encargaron de difundir…

M: “Uno salió raspando el machete en la pista. El machete nosotros lo usamos como herramienta de trabajo, no como una herramienta de violencia ni de amenaza. Pero este señor viene a raspar el machete por ahí y la gente obviamente lo malinterpreta”.

A: Este lío del “firme y el bamba” ya tuvo consecuencias para los verdaderos ronderos.

S: “Donde han hecho aquí inclusive que hayan marchas contra las rondas. “Policía, sí, rondas, no”. Fue el 30 de agosto, el día nacional de la policía”.

M: “Por ejemplo, sucedió un incidente aquí en Gamarra, donde la gente de Gamarra les sacó. Porque no pues, no es la forma. Lo mismo nosotros no nos gustaría, por ejemplo, que nuestros hermanos de Lima vayan a ponernos orden allá donde yo vivo, por ejemplo, en Cutervo”.

A: Así las cosas, Marino y Santos buscan limpiar la imagen de su organización. Una tarea que no será nada sencilla.

S: “El hecho de ponerse un sombrero y agarrar un machete ya los medios le pusieron el nombre de rondero. ¿Quién le puso el nombre de rondero? Los medios de comunicación. Pero si tú vas…¿él es rondero? ¿ronda en alguna base de rondas? ¿tiene experiencia rondera? ¿es dirigente? No lo es nada, pero ya dijeron: los ronderos.

A: (pausa) Y eso es cierto. Ser rondero va más allá de un uniforme. No son superhéroes y tampoco vigilantes de la noche.

A: Resulta que, por si no lo sabías, los ronderos existen desde mucho antes que Pedro Castillo postulara a la presidencia con el lapicito.

M: “En el año 76 se organizan las rondas, justamente en Chota, en la comunidad de Cuyumalca”.

A: Eran años posteriores al gobierno de Velasco, donde los hacendados encargaban a sus trabajadores el cuidado de sus tierras.

S: “Estos hacendados ya tenían sus rondas también porque los empleados que trabajaban allí para la hacienda, por orden del dueño, del hacendado, los mandaba a vigilar su territorio, su propiedad privada”.

A: Pasada la Reforma Agraria, la dinámica cambió. Ahora la defensa de las tierras era contra los abigeos, ladrones de ganado. Así fueron los inicios ronderiles de Marino.

M: “En el año 86 yo tenía un promedio de 14-15 años donde justamente al inicio encerrábamos al ganado en corral y luego los corrales eran finalmente llevados abajo por los abigeos. Sin embargo, todas las noches mis hermanos mayores y mi persona nos turnábamos para poder cuidar el corral”.

S: “Su primera acción fue la vigilancia. Vigilar, cuidar, cuidar, cuidar. Pero si la ronda detenía algún abigeo, ese abigeo era puesto a disposición a que lo investiguen, lo sancionen los policías, los jueces y fiscales”.

A: Sin embargo, su labor no rendía frutos.

S: “Estos delincuentes les ganaban en llegar a su casa a los ronderos. Es decir, estabas entregando al policía “aquí está este señor delincuente, por favor castiguen”, pero inmediatamente eran dados libertad”.

A: Frustrados, se organizaron para dar el siguiente paso: administrar la justicia campesina.

M: “La comunidad de la Succha, que era la base más organizada, hicieron una batida, nosotros llamamos batida, y obviamente fue allí donde vinieron a la PIP, tomamos a la PIP en el sentido de rodear toda la institución y obviamente la policía tuvo que abandonar y el Poder Judicial, de igual manera. Allí es la primera gesta en la cual definitivamente donde las rondas campesinas toman el control.

A: Desde entonces, por turnos, cuidan los caminos de sus tierras por las noches, de ahí el nombre: “ronda”.

M: “Era muy bonito, y sigue siendo por supuesto, porque justamente cada familia preparaba el desayuno, ya era de madrugada, eso de las 6 am, estaban las humitas, los tamales, íbamos ahí a tomar el café bien caliente. Por supuesto, ya nosotros también de mala noche puesto que habíamos rondado toda la noche”.

A: Ahora sí, tuvieron mejores resultados y eso permitió su expansión.

S: “Luego salen las rondas de Cajamarca. Rápidamente es adoptado en Piura, Lambayeque, Ancash y hacia la Amazonía también”.

A: Hoy abarcan 25 regiones y Lima no es una de ellas. ¿Queeeé? ¿No que vendrían a rondar aquí?

S: “Los ronderos jamás vendríamos a cuidar a la gente de Lima. ¿Cómo vas a abandonar tu familia? ¿Y quien nos cuida allá nuestros territorios para venir?”.

A: Clarito como el agua.

A: Otro aspecto ronderil muy polémico es la llamada justicia campesina.

A: Se ha dicho que lo hacen con violencia y que secuestran gente. ¿Pero qué hay detrás de estas acusaciones?

A: Según Santos Saavedra, esto es culpa del poco seguimiento de parte de los medios interesados.

S: “Muchas veces solo se difunden las sentencias, los castigos corporales que se dan”.

A: ¿Pero cuáles son esos castigos?

S: “Sentenciar a que se le apliquen de repente los binzasos o de repente los ejercicios físicos o pasearle por la plaza con su…que le llamamos nosotros su cartel este de qué tipo de persona es para que lo conozca la sociedad. La cadena ronderil, que algunos no la entienden qué es la cadena ronderil. La cadena ronderil es una sentencia es igual que el juez dice “voy a sentenciar a este señor a 20 años de pena privativa de libertad”. Estamos contando 1, 2, 3, 20 años ya, el código dice así. Ya, lo sentenció. ¡Las rondas también sentencian, pues!”

A: ¿Sorprendido? Bueno, toda esta labor tiene respaldo legal.

M: “Estamos dentro del artículo 149 de la Constitución Política del Estado. Es bien claro este artículo de la Constitución en la cual nosotros lo que hacemos es administrar justicia dentro de nuestras jurisdicciones y, por lo tanto, de acuerdo al derecho consuetudinario”.

A: Consuetudinario. (pausa…) Traducción: que se rige por costumbre en cierta zona.

M: “Entonces nosotros no ejercemos la violencia. Tampoco tomamos las armas para poder combatir al abigeo”.

A: También aconsejan al sentenciado para que reflexione sobre sus actos. Por eso también consideran su labor como educativa.

S: “¿Cómo dice un dicho popular? Más vale prevenir que lamentar, dice un dicho popular. Nosotros hacemos eso: la prevención y reeducación”.

A: Y no. No imponen los castigos a su gusto. Existe una asamblea que sentencia.

M: “En esas asambleas, por supuesto, están los defensores también del abigeo o del delincuente, por supuesto también están los acusadores, la parte afectada. Y nosotros actuamos, obviamente, como jueces o como fiscales para hacer el juzgamiento correspondiente”.

A: Y ese orden nos lleva a otro punto. ¿Cómo uno se vuelve dirigente rondero? ¿Basta con ponerme un sombrero? Pues no. Hay toda una carrera detrás.

S: “Cualquier autoridad rondera sea de base, distrital, provincial o regional y nacional es elegido por sus miembros. Nadie se puede autoelegir, autoproclamar y sorprender al Estado, a la opinión pública y decir ‘yo soy presidente de tal organización’. Está prohibido”.

A: Justamente Santos dejará su cargo en diciembre. Las autoridades ronderiles se renuevan cada 3 años.

M: “Estamos trabajando el Congreso Nacional que va a ser en diciembre. En diciembre se renueva la Junta Directiva. Es posible que se reúnan un promedio de 1500 delegados de las diferentes regiones del país”.

 

A: Ese nivel de organización fijo no te lo esperabas.

A: Desde adentro, ellos son los ronderos. Todo lo que significan, desde su propia voz…

A: Esta segunda vuelta fue solo un episodio más de su larga historia. Con Castillo en el poder, que es de Chota, la cuna ronderil, no hay razones para pensar que no tomarán relevancia nuevamente en los próximos años.

———————————————–

Si te gusta lo que acabas de escuchar, te invito a revisar nuestra página web: perulogia.com para encontrar más podcast y videoreportajes como este. Sé parte del Eco y siguenos en nuestras redes sociales: Instagram y TikTok como @perulogia. ¡Gracias!

Alessandro Azurín

Ciclista pandémico, pichanguero frustrado y buen muchacho. Llegué al periodismo escapando del derecho que me rodeaba por mis padres. Escribo sobre un poquito de todo.