Por el mes de los temblores

Un día como hoy, hace 275 años, los habitantes de Lima y El Callao vivieron uno de los terremotos más atroces de la historia del Perú. Hasta la fecha, la ciudad capitalina no ha vuelto a presenciar un desastre natural de tal magnitud, pero eso no significa que no pueda volver a pasar ¿estarías preparado?

Narradora:  Octubre es llamado el “Mes de los Temblores”, y hay un hecho en particular que dio inicio a esta tradición. ¿Lo conoces?

Narradora:  Eran las 10:30 de la noche del 28 de octubre de 1746, en Lima. 

*Movimiento de tierra*

Narradora: Un fuerte movimiento acompañado de un estruendo empezó a remecer las calles de la ciudad de Lima y el Callao. De pronto, luego de 4 minutos, un silencio sepulcral…El resultado fue, verdaderamente, espeluznante…pero la tragedia no acababa ahí. 

*Olas*

Narradora: 20 minutos más tarde, los habitantes que permanecían con vida en el puerto de El Callao se llevaron la peor parte del desastre: un fuerte tsunami que arrasó con todo a su paso, y, de acuerdo a crónicas de la época, sus aguas llegaron una legua más allá, hasta donde hoy conocemos como…Carmen de la Legua. El desenlace fue algo jamás antes visto: en Lima, solo 25 de las 3 mil casas quedaron en pie, y el 10% de los 60 mil habitantes perdieron la vida. En El Callao, solo fueron 200 los sobrevivientes, y ni qué decir de las viviendas y demás infraestructuras ¡Qué miedo!, ¿no?

Narradora: Con un precedente como este, se esperaría que la sociedad limeña esté preparada para algo similar…o peor…pero ¿lo está?

Narradora:  Hola, bienvenido a Eco, un podcast de Perulogía, espacio periodístico que busca armar nuestro país pieza por pieza.

Gabriela: Yo le tengo demasiado miedo a los temblores. Me pongo muy nerviosa y tengo que salir corriendo de donde estoy

Sergio: Yo le tengo pánico a los terremotos. Pasa que la tierra empieza a temblar y yo no sé cómo reaccionar. Bajo las escaleras, me tiemblan las piernas. Es una tragedia.

Mayra:  El 26 de junio de este año hubo un temblor de casi 6 grados como las 11 de la noche. Yo lo sentí como que el mundo se estaba acabando, y encima tuve pesadillas los días después. Y hasta ahora, que han pasado como 3 meses, cada vez que escucho un sonido fuerte pienso “Oh, no, otro terremoto”

Narradora: De acuerdo con todos…. Yo también le tengo pánico a los sismos ¡Y antes de que nos juzgues! Es un miedo real, y no es cosa nueva.

*Ambiental de antigua plaza*

Narradora: La tremofobia, o miedo a los temblores, fue bastante evidente también luego del temblor de 1746. Según expertos en este periodo de tiempo, sin embargo, este miedo estaba basado en otra cosa, además de los sismos: el miedo a morir…¡en pecado! 

*Tocata de Bach*

Narradora: A los días luego del desastre, muchas parejas que convivían sin estar casadas, acudieron a las iglesias (bueno, las que no se habían caído) a contraer Santo Matrimonio. Así, si los volvía a agarrar un terremoto, al menos sabían que si morían, no serían juzgados en las puertas del Cielo por eso

*Sonido celestial*

Narradora: Nuestros miedos quizás no sigan yendo por ahí, pero de todos modos, un sismo puede causar pánico: se estima que entre 20 y 30% de personas siente un estrés agudo por un mes luego de un sismo. Pero de seguro te preguntas: ¿qué es, exactamente, un sismo?

Narradora: De acuerdo con Juan Carlos Gómez, Director de la Sub Dirección de Ciencias de Tierra Sólida del IGP

Juan Carlos Gómez: Un sismo es una perturbación de la corteza terrestre que se da por una ruptura en la misma como consecuencia de la interacción de las placas tectónicas

Narradora: Para medir su magnitud, utilizamos la escala de Richter

Juan Carlos Gómez:  La magnitud es una medición cuantitativa que considera la cantidad de liberación de energía. Esta escala va desde 0, cuando todavía no hay ruptura, pero se incrementa logarítmicamente hasta magnitudes superiores a 9, que ya es la destrucción total. Pero el cambio de un grado a otro no es que la severidad de ese movimiento sea un poquito más. Es mucho más, pasar de un grado a otro

Narradora: Luego de un temblor o terremoto, escuchamos por todas partes la palabra ‘epicentro’

Juan Carlos Gómez: El punto donde ocurre el sismo se llama “foco”, o su término más técnico, el “hipocentro”, o sea el punto ubicado de profundidad. El contacto de placas, en nuestro país, ese acoplamiento de la placa de Nazca y la Sudamericana genera esas rupturas en el fondo oceánico y eso genera los sismos. A ese punto le llamamos “hipocentro”, y la proyección en superficie es el “epicentro”

Narradora: Y esto influye en qué tan fuerte sentimos el sismo

Juan Carlos Gómez: Cuanto más profundo, se va a demorar más, y por lo tanto se va a ir atenuando esa onda y la severidad en la superficie va a ser menor a mayor profundidad del sismo. Si el sismo está muy cerca a la superficie, hablamos de 10 o 12 km, obviamente la severidad del sismo va a ser mayor

Narradora: Para alguien que le tiene pánico a los temblores, eso no suena nada bien. Menos mal los focos de los sismos nunca son frente a las costas de Lima…¿cierto?

Juan Carlos Gómez: Al frente de Lima no tenemos terremotos grandes hace más de 60 años. Incluso si hablamos del terremoto grande grande de 1746, estamos hablando ya de hace 300 años

Narradora: Entonces…¿hay posibilidades de que haya un gran terremoto en Lima? Hablando con Carlos Pichilingue, Sub Director de Sistematización de Información sobre Escenarios de Riesgo de Desastres, de Indeci, no pude evitar preguntárselo

Carlos Pichilingue: El IGP, de acuerdo a sus estudios, ha determinado una zona de lagunas sísmicas que está frente a las costas de Lima. Es muy probable que un sismo con las mismas características que el sismo de 1746, uno de magnitud mayor a 8.5, ocurriese, uno cientos de veces más fuerte que el que ocurrió frente a las costas de Ica, en Pisco

Narradora: De acuerdo al representante de Indeci, las consecuencias serían devastadoras

Carlos Pichilingue: Se percibe que hay una población en muy alto riesgo que supera el millón y medio de personas, mientras que la aproximación que se da de acuerdo a los estudios con respecto a las personas fallecidas se dan cifras de que podrían ser aproximadamente unas 130 mil

Narradora: ¿Pero solo en junio no hubo un sismo de 6 grados en las costas de Mala? Eso debería haber liberado la suficiente energía como para que un terremoto en Lima no sea tan severo

Juan Carlos Gómez: Hay un error de percepción de la gente si ocurren 3 o 4 sismos pequeños, se va liberando la energía y se evita que haya un sismo mayor. Eso se ha comprobado científicamente que no es cierto

Narradora: Queda claro que si vives en Lima, le tengas miedo o no a los sismos, tienes que prepararte para uno. De todas maneras

Carlos Pichilingue: Hay una población que sí se preocupa, no todos, porque como decía, tiene que ocurrir un desastre de gran magnitud para que realmente tomen la conciencia o se sensibilicen adecuadamente porque a veces pequeños temblores los toman a la broma

Narradora: El mes ya se acaba, pero eso no significa que haya que esperar hasta el próximo octubre para volver a acordarnos de la importancia de la preparación y la inevitabilidad de un gran terremoto en Lima… ¡Advertidos estamos!

Narradora: Si te gusta lo que acabas de escuchar, te invito a revisar nuestra página web: perulogia.com para encontrar más podcast y videoreportajes como este. Sé parte del Eco y siguenos en nuestras redes sociales: Instagram y TikTok como @perulogia. ¡Gracias!

María Paula Torres

Amante de las comedias románticas y las siestas por la tarde. Quisiera que el día tuviera 25 horas y la semana 8 días. Ocupo mi tiempo libre con series y soñar despierta.